Vamos a reflexionar sobre las emociones que podemos sentir cuando NO encontramos ilusión con lo que hacemos y convertimos nuestra vida en una rutina.

Analizaremos varios factores, que podrían llevarnos a hacer cambios positivos en nuestras vidas:

  • Por un lado, a los docentes, nos podría ayudar a pensar, que debemos ofrecer al alumnado las enseñanzas de forma motivante y atractiva, de manera que “ir al cole” sea algo emocionante, que no merme su creatividad.
  • A los adultos, padres y madres, a mejorar las relaciones con sus hijos/as, a buscar huecos para hacer cosas con ellos/as.
  • A todos/as, a apreciar las cosas que nos rodean.

Todas las emociones no nos hacen sentir igual de bien; pero no podemos evitar el sentir una u otra ante una situación. El trabajar las emociones, nos ayudará a poder gestionarlas y buscar alternativas para encontrarnos mejor.

Si queremos que nuestros niños/as no lleguen a ser adultos grises, seamos modelos de adultos azules, “felices”.

PREGUNTAS TRAS EL VISIONADO:

  • ¿Qué emociones se observan en el corto?
  • ¿Qué situaciones hacen que los protagonistas se sientan de una u otra manera?
  • ¿Se refleja en su aspecto físico la emoción que sienten? ¿Cómo?
  • ¿Cómo salía el niño de su estado de estrés?
  • ¿Y vosotros/as cómo salís de un estado de estrés?
  • ¿Por qué creéis que desaparece el músico?
  • ¿Qué hace el padre para que el niño recupere su color (ilusión)?