¿Tienes una actitud ganadora?

Responde a las siguientes cuestiones:

  1. Me alegro cuando le suceden cosas buenas a la gente cercana.
  2. Me resulta difícil compartir el éxito y el reconocimiento.
  3. Tengo una alta autoestima, que no proviene de compararme con los demás.
  4. Trato a todos con el mismo respeto.
  5. Creo que, si algo bueno te sucede a ti, queda menos para mí.
  6.  Considero que hay suficientes cosas buenas para ti y para mí.
  7. Trato a la gente de forma distinta, dependiendo de su popularidad o del grupo al que pertenecen.
  8. Cuando le sucede algo bueno a la gente cercana, me siento amenazado.
  9. Mi autoestima proviene de compararme con los demás.
  10. Soy capaz de compartir el éxito y el reconocimiento.

1=NUNCA  2= A VECES  3=NORMALMENTE  4=CASI SIEMPRE  5=SIEMPRE

 

Ahora reflexiona sobre tus respuestas. Si crees que potencian una actitud “ganar – ganar”, enhorabuena. Si crees que no la potencian, enhorabuena también. Ya eres consciente de ello. Y recuerdas que al igual que sucede con las emociones, éstas no se pueden controlar. Se pueden gestionar, al igual que esa forma de pensar que has tenido.

Actúa sabiendo que si hay formas de obtener en la vida opciones GANAR – GANAR, todo funciona mejor. Así conseguiremos un Mundo mejor entre todos.

 

ACTITUDES HACIA LA VIDA 

Para reflexionar:

  • ¿Qué actitudes tienes con tus padres la mayor parte del tiempo?
  • ¿Qué actitud tienes con tu profesor favorito la mayor parte del tiempo?
  • ¿Qué actitud tienes con tu mejor amigo la mayor parte del tiempo?
  • ¿Qué actitud tienes con tu hermano/a amigo la mayor parte del tiempo?
  • ¿Cuál es tu actitud la mayor parte del tiempo?