Material: post it adhesivos y bolígrafo o colores.

Objetivo: Tomar conciencia de cómo me ven los demás, para valorarme, quererme y aceptarme como soy.

Desarrollo: Se trata de una actividad muy sencilla y dinámica para crear una buena conexión de grupo, fomentar la autoestima, empatía y un clima positivo entre compañeros/as desde el primer día de curso.

Para ello, colocaremos un post it en la espalda de cada alumno/a. El resto de compañeros/as tendrán que escribir un adjetivo que describa a cada niño/a de forma positiva; por ejemplo, “cariñoso/a”, “alegre”, “buen compañero/a, deportista”, “trabajador/a”, etc.

Cuando todos los alumnos/as han escrito en cada post it, podrán leer en voz alta todos los adjetivos positivos que los describen y cómo son percibidos por el grupo clase de una manera motivadora.

Al finalizar, pueden crear una tarjetita personal con su nombre y los adjetivos que los describen a modo de lista o collage (foto).

La actividad está orientada a partir de segundo y tercer ciclo, pero se podría realizar en Ed. Infantil y primer ciclo de Ed. Primaria de forma oral.

Se podrá proyectar el listado de cualidades anexo, para facilitar la actividad.

 

OTRA POSIBILIDAD:

Al pasar lista, para ver la asistencia a clase, al alumno/a que coincida con el número del día en el que estemos, se le dirá por parte de los compañeros cualidades positivas suyas.

Igual, los días de su cumpleaños.

OTRA POSIBILIDAD:

”LA CAJA DE PIROPOS”. Durante la confección de la caja, vamos pensando en piropos o talentos de nuestros compañeros. Los escribimos con el nombre del compañero correspondiente e introducimos en la caja de forma anónima. Finalmente leemos todo.

OTRA POSIBILIDAD:

Cada alumno pone su nombre en un papel. Después los mezclamos y al azar vuelven a coger un papel con el nombre de otro compañero. Durante varios minutos piensan sobre cualidades de ese compañero. Por último van diciéndose unos a otros las cualidades mientras se graba, para que después puedan verse.

Todos coinciden en que se sienten bien cuando oyen los piropos y además son conscientes de ello cuando observan las “caritas” de felicidad que ponen mientras los escuchan.

Al final les preguntamos si creen que sentirnos felices nos hace sentirnos bien físicamente y si cuando estamos bien física y mentalmente actuamos igual o diferente con los demás a cuando estamos mal.